23 oct. 2009

Slowmotion, lapidación, Pellegrini

Slowmotion. En mucho momentos de la primera parte del R.Madrid-Milán dudé que el TDT funcionara. No sé si por ver el día anterior acciones del Sevilla, del Barça o porqué yo estaba empanado. Pero me pareció que los dos equipos iban a cámara lenta, jugaban al trantrán y a un ritmo muy inferior al de uno de los partidos buenos de la Champions sobre el papel. Decepcionante. Pero es que además, más allá del ritmo soporífero, el juego fue malo de narices.


Lapidación. Ayer hubo catársis en TV3 con l a retransmisión del partido. “¡Qué bien que sacamos 25 millones por Ronnie! ¡Pero si va andando! ¡Ni se mueve! ¡Sölo está pendiente de tocarse la cinta cuando le hacen falta!…” Hubo muchas pero que muchas palabras y referencias a Ronaldinho y ninguna de ellas buena. No digo que algunas apreciaciones no estuvieran acertadas porque Ronnie no es el del Barça como Hleb ni Henry eran los del Arsenal, ni Touré el del Mónaco. Los jugadores evolucionan o involucionan (en el caso del brasileño) pero me pareció una lapidación pública, una confirmación y una alegría esperada por algunos y hasta una recreación excesiva desde el primer minuto. Eso sí, como es más fácil hablar con el viento a favor es sorprendente que frases criticando los 31 años de media de los rossonero se transformaron en frases como ‘tiene experiencia y oficio’. Eso sí para hacerla con viento a favor, con el 2-3 en el marcador.

Pellegrini. Para mí un entrenador que no agota los cambios (sobretodo cuando no gana el partido) y más cuando al encuentro ves que le falta de todo: ritmo, chispa, velocidad… es o que se ha bloqueado o que no sabe más. Lo digo no sólo por Pellegrini sino en cualquier situación y otros nombres en muchos encuentros desde Guardiola a Scariolo pasando por quien sea. Me sorprende que tu tengas la opción de hacer hasta tres sustituciones y dejes dos de esas cartas sin usar. ¿No tenían los blancos la mejor plantilla? Pues si se juega con 12 eso no se ve. Y para más inri y que el vestuario no se me rebote, quien se va a la ducha antes de tiempo que sea un canterano, Granero, que ayer jugó tan mal como Sergio Ramos, como Marcelo, como Kaká o como Benzema. Incomprensible a todas luces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario