7 dic. 2010

Aprender a leer

Un mes y una semana después del último post en este blog el mundo ha seguido rodando de forma imparable. Llegó el clásico y se fue con el mensaje más claro y contundente de los últimos años. Días después unos vendían esperanza encarnada en más fichajes y colocaban estratégicamente avestruces y columnas de humo y otros seguían con el babero puesto y aferrándose a la almohada para alargar el sueño más bonito de siempre. Y llegó Pamplona y la autodenominada Mejor Liga del Mundo quedó de nuevo retratada.