26 jul. 2010

Gracias Raúl

Gracias Raúl y mucha suerte. Porque te lo mereces porque siempre has sido noble sobre el campo, un líder sin necesidad de polémicas constantes  y un auténtico señor fuera de él. Nunca una palabra malsonante, una felicitación si el rival si se lo merece y dando sentido común a una institución instalada habitualmente en los  bandazos sin sentido y a los cambios de rumbo por intereses personalistas. Y además, cuando lo fácil para un tipo con su curriculum era vivir de rentas (léase Ronaldinho) y dejarse ir se ha cuidado hasta el último día y ha querido seguir siendo futbolista en toda su definición.

12 jul. 2010

Los que no están, los que vendrán

Pues no. Al final no será el Mundial ni del Pulpo Paul, ni de Larissa Riquelme, ni de los fiascos franceses, italianos, nigerianos, de CR7 o Messi o del Jabulani, ese balón de playa usado como prototipo de pelota de fútbol para el mayor acontecimiento mundial. Todos han hecho sus méritos para estar en el primer plano del Mundial sudafricano pero al final el guión colocó de protagonista al que más se lo merecía, al que tiene ganado el corazón de todos, sea del Barça, del Madrid o del Ayamonte de Abajo: Andrés Iniesta. Y el generoso manchego nos dio otra lección: No es sólo mi Mundial, también es el de Dani Jarque y todos los que no están ya y soñaron algún día con ello.

8 jul. 2010

El nuevo carácter

No trabajo en una casa de apuestas pero quizás éstas deberían estudiar más allá de los resultados, las estadísticas y las predicciones de la gente para hacer (aún más) negocio del que hacen con sus valoraciones. Porque el deporte español cuenta desde hace tiempo con un factor extra que hasta entonces no contaba en las finales en las que se ha presentado. Más inversión, otra mentalidad, aguantar la presión o un carácter desacomplejado que ha desterrado la furia para imponer el talento se impone cuando llega el momento clave. Sea como sea, tanto en deportes de equipo como en el capítulo individual cuesta encontrar decepciones mayúsculas en los últimos años en los momentos clave de una competición. Y eso dice mucho de la salud del deporte español.