12 jul. 2010

Los que no están, los que vendrán

Pues no. Al final no será el Mundial ni del Pulpo Paul, ni de Larissa Riquelme, ni de los fiascos franceses, italianos, nigerianos, de CR7 o Messi o del Jabulani, ese balón de playa usado como prototipo de pelota de fútbol para el mayor acontecimiento mundial. Todos han hecho sus méritos para estar en el primer plano del Mundial sudafricano pero al final el guión colocó de protagonista al que más se lo merecía, al que tiene ganado el corazón de todos, sea del Barça, del Madrid o del Ayamonte de Abajo: Andrés Iniesta. Y el generoso manchego nos dio otra lección: No es sólo mi Mundial, también es el de Dani Jarque y todos los que no están ya y soñaron algún día con ello.

El detallazo de Andrés Iniesta con el espanyolista (como el de Ramos con Puerta) es de esos que te llega al corazón,  te emociona. De los que demuestra que más allá de los millones y millones que acumulan los deportistas de élite, los sentimientos y los valores están por encima de todo eso. Que en un mundo cada vez más atrincherado el más bueno de corazón también puede ser el mejor con su talento, el balón. El grupo humano de la roja lo lleva como su bandera, por encima de rojigualdas, senyeras o la de Badia del Vallés.

Hace poco más de un año a Guardiola le preguntaron tras el 2-6 del Bernabéu si era consciente que había hecho llorar a millones de culés y Pep casi explota de emoción en ese momento. Al técnico le vino a la cabeza toda esa gente que siempre ha soñado con algo y que nunca lo ha visto. Porque recordar generaciones pasadas cuyas ilusiones se quedaron por el camino y ser consciente de que tu eres un privilegiado es maravilloso y, si tienes un corazoncito, te rompe por dentro.

En los últimos años nos estamos acostumbrando (quizás malacostumbrando) a vivir a través del deporte noches mágicas, históricas, únicas, fantásticas. Aprovechémoslas y mantengámoslas en la retina para poderlas transmitir a los que vendrán. Espero que también sean unos privilegiados. Yo me siento así.

11 comentarios:

  1. Yo me acordé de Luis Enrique y su nariz partida, de Julio Salinas y su fallo, de Zubi, de Eloy, de Michel y Cardeñosa, de Helguera llorando ante El Ghandur...Porque esta vez volvimos a llorar sí, pero de alegría, que es muy diferente.

    ResponderEliminar
  2. Iniesta es un crack!!!

    Incluso los que no sentimos la Roja como nuestra quedamos tocados con su gesto!!

    Pero no solo él, todo el grupo transmite la sensación de ser buena gente (Con Del Bosque el primero), y era dificil no sentir cierta empatía.

    ResponderEliminar
  3. Gran post, este equipo demuestra que es más que un equipo de jugadores, que el futbol es mas que futbol y que quien va a por una copa en base a patadas no tienen nada que hacer contra los que van a por la copa en base al corazon. VAMOOOOSSSSSS :)

    ResponderEliminar
  4. A veces los mitos también tienen sentimientos. Dejémonos de tonterías políticas y mediáticas, esto es una emoción compartida por todo el mundo, que representa la valentía, el esfuerzo, el coraje, el trabajo colectivo y la unión. Es un gran compendio de valores que debemos, por encima de todo, estimar en lo que valen, en este mundo lleno de cosas que no importan tanto...

    ResponderEliminar
  5. En la jungla de hoy en día, es muy difícil expresar los sentimientos. O no te creen y pasan de tí, o si los pones en peligro te comen vivo. A mí me ha costado creer en la sinceridad de del Bosque. Al final he cedido, y a gusto. Ante su trayectoria y la consistencia de sus argumentos. Es una alegría tener un modelo nuevo fiable donde mirarte en determinados casos. Esto supone empezar a valorar con otro criterio sus obras, y a tener una diana nueva donde dirigir tus ilusiones. Es una lástima que los Sres, políticos sean tan estúpidos o estén tan entrampados para no seguir este camino.

    ResponderEliminar
  6. Estos chicos han demostrado que siendo buena gente, y estando unidos, se llega a conseguir lo que uno se propone. Lo mismo deberiamos aprender los demás, senyeras, ikurriñas y gaitas aparte, somos TODOS iguales, y tenemos que ser solidarios, no tan falsoindependentistas o economicoindependentistas como somos.

    ResponderEliminar
  7. Estoy extasiado. Más bien, me siento satisfecho. Y no se qué decir que ya no se haya dicho, escrito o pensado. Los que allá por los 70 y 80 sufrimos y nos atrevimos a preguntarnos si tal vez éramos una raza inferior, los que por aquellos allás, nos conformábamos con una etapa del Tour, o con alguna medalla de bronce, solo podemos decir, gracias. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  8. Fa molta grima quan en situacions com aquesta de que la roja guanyi el mundial la gent s'omple la boca amb paraules com: "todos somos iguales", "todos estams por encima de los simbolos regionales", "el mayor bien comun", la "solidaridad" i bla, bla, bla. Quan la realitat del dia despres es que els catalans seguim sent ciutadans de segona on la seva opinio majoritaria pot ser deixada de banda per 4 espanyolitus mesetaris, quan seguim escoltant allo de que catalunya no es una nacio, de fet dir-ho ja es anticonstitucional, quan seguim pagant mes que ningu, i rebent menys que tothom, i aixi puc seguir eternament. La roja ni em dona de menjar ni m'altera les hormones, no em representa ni m'excita, al contrari, em provoca un complet desencant un ja hi tornem a ser, menys pa i mes circ "espanyol" es clar.

    ResponderEliminar
  9. para los catanales que se cren que algun dia tendran un estado propio:
    jajajajajajajajajajajajajajajajajaaja
    VIVA ESPAÑAAA

    ResponderEliminar