20 dic. 2009

Descongelando ideas

Cuatro días en Oslo en diciembre sirven para refrescar las ideas. Mejor dicho para congelarlas. Lo peor de ir unos días allí es que el volver te piensas que regresas al paraíso y ¡zas! frío hasta el tuétano y algunas cosas que me parece que están congeladas en el tiempo. Voy a descongelarlas en este post.