21 jun. 2008

La palabra y la pelota

La campaña de marketing azulgrana echa humo. Ilusión en vena por la tele, web o donde haga falta. El 'Album de Pep de TV3' de hace unos días  es un ejemplo pero no el único. A falta de un mediático en el fútbol se recupera a Navarro para el basket. La moción está en el horizonte y es el momento de echar toda la carne en el asador. No sé si saldrá o no la moción y preguntarle a Carlos Jesús como que no.

Lo que sí estaría traquilo, si fuese culé, es de tener a Guardiola como mi entrenador. No porque garantice resultados sino porque su implicación estará fuera de toda duda y su discurso de presentación fue impecable.Palabras coherentes que ahora parecen de otro planeta después de dos años de habitar en el país de los despropósitos. Ambición, juventud, coherencia y visión de lo que está cociéndose entre la afición. Chapeau...

...el problema es que la implicación no lo es todo. El decir tres frases con sentido en el fútbol especialmente no te sirve para triunfar. Al balón no lo conquistas por la palabra y por muy bien que articules tu discurso si no hay acierto de cara a puerta al único que conquistarás en el futuro es al funcionario de la taquilla del INEM. De encantadores de serpientes hay en casi todas las profesiones y de filósofos del tres al cuarto también. Y de futbolistas que tienen la suerte de ser futbolistas y no de oradores también.  Quizás la ventaja para Pep es que sepa hacer grupo, piña, convencerles de lo bueno que son. Eso se verá. Su labor en Tercera está, para mí, casi al nivel de la de Natxo González aunque aquí sí que tengo que decir que no sería justo decir que el técnico del Sant Andreu me convenció hace mucho tiempo no sólo con sus palabras sino con sus actos. Chapeau al cuadrado para Natxo.

1 comentario:

  1. pues yo la verdad que tuve una fe ciega en laporta y la he perdido y en cuanto a guardiola, como tecnico es en primera un melon cerrado.saludos

    ResponderEliminar