7 dic. 2010

Aprender a leer

Un mes y una semana después del último post en este blog el mundo ha seguido rodando de forma imparable. Llegó el clásico y se fue con el mensaje más claro y contundente de los últimos años. Días después unos vendían esperanza encarnada en más fichajes y colocaban estratégicamente avestruces y columnas de humo y otros seguían con el babero puesto y aferrándose a la almohada para alargar el sueño más bonito de siempre. Y llegó Pamplona y la autodenominada Mejor Liga del Mundo quedó de nuevo retratada.

Más allá de las lecturas que se puedan extraer del viaje del Barça a Pamplona y la parte de culpa que tienen para mí todos a excepción del pobre Osasuna lo que queda claro es que en este país descontrolado (el chiste fácil del puente) hay algunos que le echan mucha mucha cara al asunto. Pero mucha. Porque que en una situación así el silencio se imponga en LFP y RFEF es de juzgado de guardia. Que la LFP no esté abierta físicamente y virtualmente todos los fines de semana que es cuando hay curro es para ir a pedir el exilio a la embajada de Marte y de la RFEF tres cuartos de lo mismo. Y eso es más grave del error azulgrana de no coger el bus, llegar con tiempo, descansar y dar el recital que dio.




Los retratos de Rubén Uria y Daniel Cana
La lectura completa de lo sucedido no sé si la ha clavado Rubén Uría y su post 'De Guardiola a Segurola' o otro de Dani Cana titulado 'Guardiola'. Los dos son más que recomendables tanto por la temática y las conclusiones primarias como por las secundarias, las que hablan del periodismo deportivo actual. Es un tema mastodóntico y por momentos jeroglífico y va más allá del ombliguismo innato de la profesión. Las voces en el desierto siguen de eco en eco aquí, aquí, aquí, aquíaquí o aquí y los sinsabores ganan terreno al ver que la lucha - desde dentro o fuera-  por otro tipo de enfoque parece una quimera. La realidad nos da un bofetón a cada instante y las trincheras, partidismo, clubismo y poca capacidad de autocrítica se imponen.

Eso sí. Seamos justos. Buenos (y malos) profesionales los hay en todos sitios, con grandes altavoces y sin ello. En medios, en tertulias, en blogs, en twitter o con la Lettera. Lo que hay que aprender en el fondo es a leer sin perjucios, a discernir y a constrastar las cosas. Por suerte, las redes sociales, un oasis actualmente, pueden servir para democratizarlo todo (eso al menos apuesta mi buen amigo @frandomenech). Para retratar el estado actual pero, al mismo tiempo, para acercar las realidades y abrir una nueva perspectiva. No todo está perdido aunque todo depende, como casi todo, de nosotros.

6 comentarios:

  1. Con diria aquell totalmente de acuerdo Jose Maria

    ResponderEliminar
  2. JAJA Vaya mierda de artículo macho. No se puede decir MENOS dando MÁS VUELTAS.
    Desde luego, hay periodistas que trabajan como escritores, y otros que aspiráis a serlo a base de vomitar mierda y esperar que os aplaudan los forofos descerebrados que todo el mundo encuentra en mayor o menor medida en la red.
    Ale, a dormir tranquilo con el trabajo bien hecho. Que los hay que cobran 'de por ná'.

    ResponderEliminar
  3. Para ser el articulo recomendable leete algun blog que te puedo decir y veras

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante su última entrada señor Arias. Desde cuastión de pelotas nos gustaría que nos incluyera en su blog roll, e incluir el enlace de tu blog en el nuestro.

    www.cuestiondepelotas.com

    ResponderEliminar
  5. @gerard Merci por la reafirmación.

    @Anónimos A pesar de vuestros comentarios contrarios, gracias por pasaros y dejar el comentario. Eso sí, vomitar mierda intento no hacerlo. Hago mi trabajo lo mejor que puedo. Espero que tu hagas lo mismo así el mundo será un poco mejor mañana

    @Herr Schmidt Gracias por el comentario. Añadido al blogroll. Encantado que lo hagáis en vuestro blog y ánimo!

    Saludos.

    Alberto Arias

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la inclusión. Desde luego lo de los Trolls en los blogs de fútbol te hace desear a veces haber empezado uno de jardinería. XD.

    ResponderEliminar