28 jun. 2010

Mirar para otro lado

"El fútbol empieza en los cruces" rezaba como slogan en la boca de los futbolistas clasificados para la segunda fase del Mundial de Sudáfrica. De momento, los dos primeros días han traído mejores partidos, más emoción, menos apaños como el España-Chile pero la polémica arbitral como relevo de las vuvuzelas como ruido de fondo. Bueno, en el caso de los arbitrajes, ha pasado a ser la banda sonora de los partidos dominicales. Los errores humanos pueden llegar a ser comprensibles  - hasta supongo que los árbitros españoles deberán estar contentos por el asunto ya que los partidos de ayer demuestran que los errores no es una cuestión sólo geográfica - pero cuando son fácilmente remediables se convierten en incomprensibles para (casi) todos.

Pero lo más fuerte de los errores es que...

- Que es 100% evitable y más en el espectáculo futbolístico más importante del mundo, que más dinero mueve y que debe dar ejemplo. Que pasen cosas como el no gol de Lampard o el de Tévez adulteran la competición. Sí o sí. Se reabre el debate en el seno del deporte más arcaico como bien apunta mi compañero Ferran Martínez en este post.

- Que por ser el redil de unos cuantos no se meta mano al asunto y se tire para adelante con el error en un campo cada vez más informado al instante (vía redes sociales) y que ve el error por los videomarcadores (como el colegiado, el asistente, el cuarto árbitro y el delegado de la FIFA). Se fomenta incluso, y quizás vaya demasiado lejos, a que algún desalmado salte al campo ante la impotencia de la injusticia. Al día siguiente su medida es no comentar el asunto y prohibir las repeticiones (¿?)

- Y, lo más fuerte, que la FIFA mire para otro lado y en el video-resumen del Alemania-Inglaterra de su web no meta la polémica acción. Es tercermundista, chovinista y surrealista y no querer ver lo evidenciable.


¿Y de fútbol hablamos?

- Pues sí, sigo pensando que España está entre las selecciones que mejor fútbol plantea para el espectador y por ello la clasificación de Alemania es un argumento más para seguir esa línea (a pesar de Luis Aragonés).

- Que el adjetivo 'chichinabo' me define por ahora el Mundial porque futbolísticamente aporta pocas cosas. Hay mucha contención ante el rival y poca novedad en cualquier frente. Me alegré de la eliminación de Francia (la justicia divina aparece de la mano de Henry) e incluso de la racanería italiana a pesar de perder glamour para una fase final donde Ghana, Eslovaquia, Paraguay o Corea del Sur no tienen cartel.

- Junto a las dos decepciones europeas la africana. Si que Ghana está en cuartos, pero sin hacer un fútbol para tirar cohetes y ya ni hablamos del resto, incluída mi admirada Costa de Marfil, que sigue sin saber dar un paso adelante a pesar de su enorme potencial.

1 comentario:

  1. Muy generoso veo que eres con estos bastardos y capomafiosos dirigentes de FILFA y UEFA. Ellos se lo guisan, ellos se lo comen, y no tienen ni la vergüenza ni el pudor de manifestarse sin sonrojo, a plena luz y también, claro, aprovechando la ocasión para salir en más fotos. La justicia y el decoro no les importan un pimiento

    ResponderEliminar