8 jul. 2010

El nuevo carácter

No trabajo en una casa de apuestas pero quizás éstas deberían estudiar más allá de los resultados, las estadísticas y las predicciones de la gente para hacer (aún más) negocio del que hacen con sus valoraciones. Porque el deporte español cuenta desde hace tiempo con un factor extra que hasta entonces no contaba en las finales en las que se ha presentado. Más inversión, otra mentalidad, aguantar la presión o un carácter desacomplejado que ha desterrado la furia para imponer el talento se impone cuando llega el momento clave. Sea como sea, tanto en deportes de equipo como en el capítulo individual cuesta encontrar decepciones mayúsculas en los últimos años en los momentos clave de una competición. Y eso dice mucho de la salud del deporte español.

Champions, UEFA, Mundial de Clubs, Eurocopa

En fútbol casi no recuerdo cuando un equipo español ha caído en una final internacional. Sí ha habido tropiezos y de los gordos en fases de grupos, en octavos, en cuartos pero cuando se llega a la final, zas. La Eurocopa es la prueba en selecciones y en los clubes la nómina se multiplica y el listado roza la Matricula de Honor. El Barça ha ganado las dos últimas finales de Champions (París y Roma), el Madrid también (Amsterdam, Paris, Glasgow), el Atleti y Sevilla han sumado dos UEFA (o Europa League)...Si sólo recuerdo dos derrotas, las del Espanyol y Valencia... pero sus rivales también eran españoles.


El basket mantiene la estela

En basket la cosa también luce pese a no llegar al '10'. En el plano de las selecciones sólo hay que recordar la final del Eurobasket de Polonia o el Mundial en Japón que se mezclan con los dos únicos lunares, sobretodo el Eurobasket de Madrid o la final olímpica ante el Dream Team aunque en el último caso comprensible y dando una imagen soberbia.¿Y en equipos? Pues tres cuartas partes de lo mismo, el Regal Barça ha ganado las dos finales en las que se ha plantado en la Final Four en la última década (2003 y 2010) mientras que el TAU/Caja Laboral es la cruz en los años 2001 y 2005. Pese a todo el balance es más que positivo.

Mi colega Ferran Martínez, un especialista en Hockey Hierba, me recuerda que en esa disciplina hay algún que otro traspiés sobretodo ante Alemania aunque la progresión de la disciplina a nivel global, con la enorme labor de Maurits Hendriks y el uso de la tecnología y trabajo les han colocado a primer nivel mundial.


¿Y Nadal?

En el plano individual, Nadal sirve de ejemplo para ver que sus dos únicas derrotas en una final de Grand Slam (o en pekín) fueron en Wimbledon, ante un Roger Federer en su apogeo y en su terreno. ¡Pero de eso hace tres años!


1 comentario:

  1. que acertado este articulo,me a gustado mucho,ya va siendo hora de quitar eso de la furia,se utilizara cuando sea necesario,pero no,ahora n o somos ninguna furia,somos unos excelentes jugadores

    ResponderEliminar