27 mar. 2010

Huyendo de Jan

Hay demasiada política y poco deporte en las elecciones de cualquier presidencia de un club de fútbol. Si el club es grande, la proporción aumenta de forma proporcional hasta límites complicados de abarcar. Así que en el panorama de las elecciones azulgranas que se está cociendo y con la que se nos avecina lo mejor es tomarse las cosas con calma y paciencia.

Lo curioso del asunto es ver como después de siete años en el cargo y haber logrado unos éxitos deportivos sin precedentes la cabeza visible no sea capaz de tener un delfín para que tu obra tenga continuidad. Bueno si que lo tiene pero le dura un par de meses y tiene que improvisar una segunda opción de la que rajabas hace unas semanas. Y no sólo no es que no encuentre a alguien sino que nadie quiera llevar esa etiqueta. Por algo será supongo.

La decisión de nombrar a Johan Cruyff como presidente de honor del Barça tendría muchas definiciones y  análisis. Seguramente, como icono polémico dividirá y cada uno tirará para su lado. Yo sólo lo veo como una enorme cortina de humo, un parapeto y que divide más que une al barcelonismo.



1 comentario:

  1. Parce claro que el Sr Laporta no debe ser una persona en quien puedas confiar.Ni con el éxito de su lado ha sido capaz de mantener la unión de su junta, y ha apuñalado a varios amigos... Si yo fuera Carretero o Mas me lo pensaria antes de juntarme con alguién que da esta imagen.

    ResponderEliminar