22 jun. 2011

La historia de Matt Stutzman



Hay historias de superación en el deporte que llegan al fondo del corazón. Seguramente la de los Hoyt sea la que  más me ha calado en los últimos tiempos (retratada a la perfección por David Llorens o Rubén Uría) o la de Bobby Martin (otra vez perfilada por David Llorens) y ahora me sorprende casos como el paralímpico Matt Stutzman. capaz de mantener intacto su sueño a pesar de algunas un handicap que para (casi) cualquiera sería una quimera imposible. 

Stutzman, al estilo del sudafricano Óscar Pistorious tiene el reto de clasificarse para unos Juegos Olímpicos a pesar de su enorme handicap. Suena imposible y seguramente así será pero, para empezar en Londres, dentro de algo más de un año, podría estar en el equipo paralímpico estadounidense de tiro con arco después de que su progresión le haya colocado entre los atletas favoritos. No en vano en la preselección para los trials fue el mejor de los 30 aspirantes a pesar de hacer diana...con los dedos de los pies. Sí, porque Stutzman no tiene brazos y se basta de las extremidades superiores para hacer diana. Ahora, los trials del inicio del próximo año evaluarán nuevamente su determinación para estar en el equipo definitivo a pesar de no contar con sus etremidades superiores. ¿Será capaz? 

Pero la ha historia de este Robin Hood de 29 años tiene algo más de miga. Su vida está llena de pequeñas superaciones ya desde su cuna. Tras haber nacido sin brazos y haber sido dado en adopción a los cuatro meses, Matt demostró ya de pequeño estar dispuesto a superar su handicap. Siempre dispuesto para los deportes no dejó de practicar ni fútbol americano, ni basket, ni fútbol ni ciclismo. Padre de familia (tiene dos hijos), puede, a pesar de la minusvalía, valerse de forma totalmente independiente, conducir un coche o una moto (después de pelear eso sí contra la justicia durante años) y tocar la guitarra sólo con la ayuda de los pies.

ASÍ ENTRENA STUTZMAN




Más allá del sueño del oro paralímpico en Londres 2012 y de las sesiones de entrenamiento para conseguir el metal, la historia de Stutzman y su constante superación es tomado como ejemplo por muchos colectivos que, a través de su web (inspirationalarcher.com), le han contactado para exhibiciones y dar charlas motivacionales. Stutzman lo tiene claro "todo el mundo puede hacer lo que quiera y se proponga". Y como mejor ejemplo sólo hay que pasearse por su web y ver lo que es capaz de hacer más allá de tener un arco cerca de su alcance: cargar y disparar una pistola con los dedos de los pies o cambiar el disco de freno de un coche. 

STUTZMAN CAMBIA EL DISCO DE FRENO DE UN COCHE




[+] La historia de Bobby MArtin por David Llorens

No hay comentarios:

Publicar un comentario