14 sept. 2010

Mastodóntico

Para ponerle un adjetivo a lo que está haciendo Rafa Nadal con su carrera en el mundo del tenis hay que escarbar bien en la RAE. Quizás el problema es que el adjetivo no existe y que la propia palabra 'Nadal' serviría para resumir algo inmenso, histórico e ilimitado. No son los nuev grandes, es hacerlo al tiempo que tienes en cada torneo ante el mejor tenista de la historia (por ahora) y echando por tierra cualquier barrera.


Nueva York es la penúltima hazaña, el siguiente reto puede ser de nuevo Roland Garros o Wimbledon o Australia. O el Masters. Lo que se ponga entre ceja y ceja. Y yo creeré en él. Porque, al igual que la selección española de basket cuando es capaz de ganar un Mundial y jugar el mejor partido de la historia del baloncesto. O Contador en el Tour o la roja con el Mundial. Crédito ilimitado. Por su talento, pero también por su humildad a la hora de afrontar los retos.

Hace un año el futuro de Rafa estaba en el aire. Sus detractores (que los hay y que hoy están escondiditos) decían que sólo tenía físico, que después de la lesión no sería el mismo y bla bla bla. Por llenar bytes o columnas de papel que no quede. Pues bien Rafa vuelve y lo hace por la puerta grande hasta colarse en el mismo comedor del Olimpo. Tres grandes en un año, rompe la barrera del Open USA y demuestra que no sólo de físico vive su juego. Mejoría año tras año en cualquier superficie y una capacidad mental increíble. Insuperable. Hasta que se proponga algún reto más.

¿El mejor de la historia?
El debate vuelve a estar encima de la mesa. ¿Gasol, Indurain, Nadal, Alonso? ¿Quién es el mejor? La verdad me da igual el ganador. Es como meter en un corral al mejor caballo, a la mejor cabra o al mejor cerdo. Cada uno es bueno en algo, todos han roto barreras y nosotros, los que estamos en el sofá, detrás de un teclado o de una pantalla lo que tenemos que hacer es disfrutarlo. Porque hace años nos peleábamos por llegar a la NBA (Fernando Martín), por ganar un par de Roland Garros (Sergi Bruguera), por conseguir algún Tour (Perico) o por ver a Prost y Senna en la F1. La perspectiva del tiempo nos deja claro que lo que vivimos es único. Mastodóntico

3 comentarios:

  1. Nadal, el más grande.
    Sólo una cosa: como periodista deportivo, ¿a qué se debe esta tendencia a obviar al deporte realizado por mujeres? Leyendo su artículo entiendo que habla del Deporte Español a secas...entonces pq dejar una parte importantísima en esa contribución? Entre esa lista de grandes tendría q estar Arantxa (ganó antes q Bruguera el Roland y 3 veces tb, y además ganó el US Open 2 veces, una contra Steffi y otra en dobles, además de ser finalista contra Seles), Marta Domínguez, Edurne Pasabán, Gemma Mengual (que no por ser un deporte tan estético, no sufren, entrenan, y entran en anaerobia)...
    Afortunadamente en los blogs, a diferencia de la web 1.0, tiene una función 'Edit' que le permite modificar el contenido fácilmente.
    Son olvidos que estoy leyendo en toda la prensa hoy.

    ResponderEliminar
  2. Elena, tienes toda, todita la razón. En el fondo la prensa deportiva es muy machista, prueba deello son las páginas de señoras que en sus webs aparecen.

    ResponderEliminar
  3. Elena,

    Tienes razón, toda la razón. Y aunque trabajo en esto del periodismo deportivo desde hace más de una década no encuentro una explicación. Bueno sí, la económica y, como dice Paco, que históricamente el periodismo deportivo es machista. No se puede negar. Que lo sea en genérico no quiere decir que todos los que curramos en ello lo seamos.

    Arantxa, Pasaban o Marta Domínguez se merecen un post, una web o lo que haga falta porque tienen el mismo mérito que los hombres. Bueno quizás el único pero es que seguramente la competencia (por número y recursos) haga que Nadal tenga más mérito que Arantxa (seguramente hay muchos más tenistas masculinos que femeninos). No sé. No retoco el artículo pero me apunto un post de deporte femenino en el futuro. Muchas gracias por tu aportación.

    Alberto

    ResponderEliminar