23 mar. 2009

El ADN irlandés

El deporte es como la vida. Y por eso cada país, cada zona, cada nación tiene su personalidad marcada.Que eres del Barça, pues vives siempre con el 'ai ai ai' pese a que el equipo invite a poner en la nevera el cava...que eres del Madrid, pues te crees mejor que cualquiera. Eso no es malo, simplemente te configura a tí como aficionado y al entorno del club. Y con los países, tres cuartos de lo mismo; por ejemplo: soberbia italiana, alegría brasileña, competitividad alemana...Por suerte hay generaciones que se cargan el ADN por su calidad. Lo está haciendo la nueva generación de deportistas de este país (Nadal lo ha confirmado de nuevo este fin de semana) y lo hizo el sábado Irlanda en Rugby.Porque ganar el Grand Slam después de 61 años ya demuestra que el peregrinaje de los verdes ha sido largo, largo, largo. Los años conviviendo con la cuchara de madera (es el equipo que tiene más con 13) han sido habituales y cuando pillabas un buen año siempre había un partido donde  salía a relucir el ADN para que la pelota no acabara entre palos y la victoria o bien acababa en Inglaterra, Francia o, últimamente, Gales. Este sábado corrió la Guiness por Dublín más que otro fin de semana. Se alargó la fiesta de St.Patrick's de la semana pasada con la mejor victoria posible. Mejor que un Mundial de fútbol.La metedura de pata de Bernie Y la puyita se la lleva hoy el Tio Bernie. Que en el deporte más tecnológico que hay y donde por dos milímetros la variación es abismal cambiar las normas a diez días de empezar el Gran Circo me parece un número de los malos de payasos. No tiene ningún sentido a pesar de que la norma de Ecclestone pudiera estar bien (que para mí no lo está) y ser buena para el espectáculo. Es indigno de un deporte profesional, pese a quien pese. Quizás un capricho de ricachón aburrido en un deporte donde la pasta es realmente la gasolina de los bólidos y este año con la crisis los nervios están a la orden del día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario