3 ago. 2007

Echo de menos a Tato Abadía

Si yo fuera rico espero no necesitar el ego de algún presidente de fútbol que necesita el reconocimiento público para ser alguien en esta vida. El penúltimo ejemplo era Dimitri Piterman y el último Enric Flix. El dueño de Miapuesta desembolsó hace un año muy poco para saltar a la primera plana del fútbol comprando el Figueres que ahora se lleva a Castelldefels. Un capricho que deja a una ciudad sin fútbol y que, como suele suceder, reacciona cuando ve las orejas del lobo ya que a Vilatenim, su campo, pocas veces se llegaba al millar de espectadores en un partido.

Aún así, lo duro de todo esto es que personas que no tienen ni idea de la gestión deportiva campen a sus anchas, traigan a directivos coleguillas para hacer unas risas, impongan su sello al club quitándole cualquier rasgo del pasado (cambiando colores de camiseta, haciendo espectaculos paralelos extra-deportivos, cambiando motes de jugadores...). Y todo ello sin que nadie, absolutamente nadie pueda hacer nada. Claro, como tiene el 51% de las acciones el manda y punto. Y ahora cambio de sede. Promesa de inversión en un club a unos directivos que, por unos cuantos millones, no demasiados, no les importa perder la personalidad propia. Ego desmesurado que hace desaparecer clubs en pocos años como el del Ciudad de Murcia. O Granada 74. O es Motril? Demasiado glamour y poca esencia de lo que es el deporte en sí, no? Yo, con perdón, sigo echando de menos a Tato Abadía.

3 comentarios:

  1. ademas de no tener ni idea de futbol como personas son irrevelantes todo lo compran a talonario. No merecen ningun respeto. Al menos pitermam no a echo desaparecer ningun club.

    ResponderEliminar
  2. gzRu62 ekqzwrozorny, [url=http://viwrlrcatzsx.com/]viwrlrcatzsx[/url], [link=http://gzcgcphyoejr.com/]gzcgcphyoejr[/link], http://bivsbybblium.com/

    ResponderEliminar