5 may. 2009

Notas al margen del 2-6

La Euroliga. el enésimo título de Nadal o la (casi) salvación del Espanyol se han quedado empequeñecidos por un fin de semana espectacular y donde el 2-6 del Bernabéu lo empaña todo. Del triunfo azulgrana tengo un post pendiente para esta semana, lo prometo; pero lo del CSKA, Rafa y el equipo Pochettino no puede quedar en el alero, ¿no?

Nota uno: Berlín y la final de la Euroliga han confirmado que parece que en el basket el protagonismo no está en el parket sino en el banquillo. Entre Obradovic y Messina ya acumulan once de los últimos 18 títulos. O sea más del 60%. Y eso no es casualidad porque lo hacen con diferentes equipos y tras renovaciones importantes cada campaña. Aviso pues para los secretarios técnicos, déjense los euros en un buen técnico antes de en un buen jugador. ¿Y el tercer puesto del Barça? Sigo pensando lo de hace unos cuantos post, para mí tiene el mejor equipo e incluso el mejor cinco del continente pero quizás le falte algo, un plus (¿quizás el base que sea la prolongación en el campo?). Pensaba había conseguido dar ese salto de calidad tras la serie contra el TAU pero el equipo, pese a la línea ascendente desde la llegada de Xavi Pascual al banquillo, sigue sin hacer cumbre en ninguna de sus montañas y quizás sea el momento de replantear el proyecto.


Segunda nota: Roma y el título de Nadal. Decir algo nuevo de Rafa es muy complicado porque los adjetivos y los elogios se han agotado hace tiempo. Sólo queda, como en el Barça de fútbol, sacarse el sombrero y disfrutar de todo lo que está consiguiendo y del hambre que tiene para seguir en la cima. Su forma de empequeñecer al rival es brutal y su mentalidad para afrontar (y superar) retos es increíble. Hace dos años le dije a Ángel Rigueira, especialista de tenis de MD, que Rafa es imposible que ganara aquel Roland Garros. Y llevo dos años fallando. Este año, por estadística, repetiría mi pronóstico. Pero me parece que fallaré de nuevo.


Tercera nota: Pochettino está haciendo quizás algo más difícil que lo que ha hecho Guardiola con el Barça o Juande en la segunda vuelta. Porque ¿quién apostaba por la salvación de los periquitos hace un mes? El equipo no era digno ni del desguace y, aunque ahora parece algo fácil, cambiar la mentalidad de un equipo perdedor es cuanto menos para aplaudir. La frase que el fútbol es un estado de ánimo se acopla perfectamente a lo sucedido ahora con los periquitos o al Barça toda la temporada. ¿O es que nadie se acuerda de como recibieron al equipo en el aeropuerto hace un año?

1 comentario:

  1. Vivimos cada momento con toda intensidad desde Atlanta (EUA) donde estamos actualmente.
    Sois los mejores...
    Natan, Gabriel,Gustavo y Guilhermo

    ResponderEliminar