25 ago. 2008

A unos ‘pasitos’ de la mayor gesta de la historia

Fue algo indescriptible, inmenso, impresionante, flipante (y tres cientos adjetivos más que te hacen quedar con la boca abierta). La final de basket de Pekín creo que la recordaré durante muchos tiempo aunque el paso de los años seguro que no me cambiará la perspectiva de pensar que se rozó el milagro, se dio todo y no se ganó principalmente porque los americanos son mejores y también porque el arbitraje no estuvo a la altura. Los que vayáis a interpretar que lo uso como excusa estáis equivocados; no se perdió el oro por los colegiados pero da rabia el ver que un equipo que es tan superior físicamente encima le dan un empujoncito. No lo necesitan, no les hace falta ya que saltan más, corren más y son superiores...pero por muy poquito.

La sensación que tengo desde el final del partido es que soy un poco masoquista en lo deportivo. Tenía la necesidad de actualizar el blog y escribir sobre lo que ha pasado. Y lo que me venía a la cabeza era la final de la UEFA, la del Espanyol ante el Sevilla, el cruel KO del Getafe ante el Bayern, la final España-Rusia del Eurobasket e incluso la final de Champions entre Manchester y Chelsea. En todos los casos acabé simpatizando con el perdedor. ¿Será mi carácter? No sé. Sólo siento que el orgullo que siento por esta selección no es nuevo y viene independientemente de sea por perder o por ganar. Lo tengo por la entrega, por el rebelarse contra el astío de ganar y seguir queriendo estar en la cima, por no conformarse, por el buen rollo que desprenden, porque pese a que a su alrededor las cosas no se han acabado de hacer bien - o muy mal -  (caso Pepu), ellos se han aislado y han estado por encima de todo ello.

Lo que han hecho hoy es la demostración de que esta generación es inmensa, grandiosa, maravillosa. Y hablo de lo deportivo. Y si hay gente que eso no lo sabe valorar y ya ha metido en el saco a la selección porque es España y yo voy en contra de ella, o porque no me caen bien porque a mí sólo me gusta el fútbol pues que sepan que tienen un déficit. Sé que por suerte la mayoría sabe distinguir una cosa de otra porque si no somos capaces de aplaudir algo así es que nos falla algo. También soy consciente de que lo que yo pienso no lo tiene que pensar todo el mundo. Y sé que la gente lo reduce todo a un ámbito más político que deportivo y me entristece ver los comentarios que hay en casi todas las crónicas sobre el partido y que enseguida se han desviado sobre los posicionamientos de unos y otros respecto al hecho de que unos chavales con muchas menos condiciones físicas que sus rivales hayan sido capaces de, echando mano de la inteligencia, la técnica y un par de cantimploras bien grandes, de plantarle cara al mejor equipo USA de los últimos años. Por eso si vas a dejar un comentario aquí, dame argumentos deportivos para no estar orgullosos de ellos, dame argumentos para que no me levantara en cada asistencia de Ricky, en cada triple de Rudy o Navarro o en cada jugada de Gasol. No me vale ni su DNI, ni el color de la camiseta que defiendan ni que sean feos o guapos.

7 comentarios:

  1. voy a decirte una cosa Alberto, no fuiste el único que flipó, soy futbolero y el basket lo miro de refilón pero lo del otro dia fue increíble, tal como doy mi impresión en "johan" lo pasé en grande y estoy de acuerdo en todo contigo, no nos lo robaron pero aún asi no hacian falta las ayudas arbitrales y tuvimos un par de cantimploras!

    ResponderEliminar
  2. Que se puede decir de una final de una olimpiada donde, el marcador es de 61 a 69. En la media parte!! valorar si es el mejor o peor partido de la historia , bajo mi punto de vista e imposible. La mejor forma de valorarlo es individualmente y hacer memoria en su pentium personal, buscar y rebuscar en sus recuerdos y compararlo. Comparar los sentimientos, las sensaciones, las alegrias, las jugadas , los mates , los triples, las bombas. A mis 31 años no recurdo nada parecido . y tu??

    ResponderEliminar
  3. Amigo, tendrían que despedir a tu editor ya que tu texto está llego de errores de estilo.
    Suerte
    Julio

    ResponderEliminar
  4. Julio, ¿¿¿su texto está 'LLEGO' de errores de estilo??? Suerte para tí amigo

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo en todo...bueno, en casi todo. El momento impresionante, las sensaciones al acabar el partido indescriptibles. Sin embargo pasados unos días hay que recapacitar. Este equipo salvo el último partido ho ha jugado su mejor torneo. Y con esta plata han -en mi modesta opinión- la cabeza de un aíto al que no he visto a la altura del equipo que manejaba. Ha sido lo peor de la selección y a pesar de la calidad que como entrenador nadie pone en tele de juicio, la situación le ha pasado por encima. Sus rotaciones, su obsesión por jugar con Ricky (todo un crack) sobre todo en la final en detrimento de un Raúl mucho más anotador, su insitencia en sentar a los jugadores cuando "están calientes" en aras de que "esten frescos" para los últimos minutos no me han gustado. Hay que insistir en las cambios de un Navarro pletórico jugando como base. No le veía así desde hace muchos años cuando comenzó y hacía labores de base. La sustitución de un Felipe Reyes destrozando con su lucha y su tiro de 4 metros, etc, etc, etc. Y en resumidas cuentas un equipo que causaba sensaciones de jugar "amarrado" sin la alegría de otras ocasiones. Y este grupo tiene talento para jugar suelto, y la prueba es que casi gana a USA jugando a más de 100 puntos. En cada espectador hay un entrenador. en fin sólo opiniones. Enhora buena a la mejor selección española de la historia en todas las disciplinas.

    ResponderEliminar
  6. El mejor partido de la selección de basket de España de toda la historia sin duda, para mi España fué el digno ganador del partido, Estados Unidos jugó con unas normas totalmente ilegales y si no son así que se apliquen para los dos equipos por igual, un 10 para la selección Española.

    ResponderEliminar
  7. MIRA QUE SOIS PESADOS CON CATALUÑA,QUITAROS YA EL COMPLEJO COÑO QUE TOSDOS QUEREMOS A LA REGION DONDE NCIMOS.SALUDOS

    ResponderEliminar