11 feb. 2008

Quiero ser Ricky Rubio



Ricky Rubio

Tengo 31 años. Soy calvo. Me sobran kilos por la derecha y por la izquierda. Por arriba y por abajo.

Llevo gafas desde que tenía 3 años y sin ellas no diferenciaría un orangután de una mantis religiosa. Los ligamentos de mi rodilla derecha servirían como fetuccinis en un restaurante libanés (no italiano). Total que la antítesis de un deportista se me refleja cada mañana en mi espejo. Es por eso que me gustan tanto los deportes, Es por eso que flipo con el talento combinado con el esfuerzo. Con la modestia como bandera para triunfar. Con el antihéroe. Es por eso que me gusta el Logroñés y los equipos DE VERDAD de basket. La Penya, el Estudiantes, el Ricoh... Y es por eso que la alegría del fin de semana tuvo un lugar (Vitoria), un equipo (Joventut) y un ídolo (Ricky Rubio).

Sí, con 31 años admiro a un tio de 17, ¿pasa algo? Lo admiro por lo que hace, por su talento, por sus cualidades deportivas y por lo que sé de el. Porque, por ahora, los humos más altos que ha visto serán los de la chimenea, porque además de un peazo napia la cabeza no la tiene sólo para peinarse. Porque, en el fondo, me hubiera gustado tener su talento a su edad y no desaprovecharlo por el camino como muchos han hecho. Pero, aunque mi admiración por el crack del Masnou es total mi genuflexión también tiene otros protagonistas. Rudy y Aito. Yo era de esos que veía al entrenador madrileño como alguien que se adjudica el papel protagonista y no quiere a estrellitas en su equipo. Pues va a ser que no. Saco las zarpas de la olla y asume mi visión. Aito está demostrando que sabe lo que quiere, que su visión del basket es tan buena como la de Ricky y su acierto con los fichajes están a la par a las acciones ofensivas de Rudy. En el Barça no sólo todo era más fácil (básicamente por el tema pasta) sino que, para mí, tenía mucho menos mérito. Pero coger a un equipo que estaba en medio de la nada para darle dos títulos en menos de dos años. No es moco de pavo. Qui juga? La Penya. Qui guanya? La Penya

¿Para cuando las camisetas 'Yo quiero ser Ricky Rubio'?

8 comentarios:

  1. muy bueno tu articulo... yo con 38, tambien vibro con estos chicos!! asi que no eres un bicho raro...

    ResponderEliminar
  2. Hey,desde aquí Córdoba Argentina,te saludo,este chico si que tiene garra,como penyaadicta,comparto tu comentario,y te invito a mi blog Factoría de Mixturas,saludos desde Argentina.Sandra

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón, es hora de incluir una nueva frase hecha, yo de PEQUEÑO quiero ser como RICKY!!!

    ResponderEliminar
  4. Genial. Me habían dicho de ti que eras un tipo sin imagen, personalidad ni credibilidad. Pues bien, a mí de mayor me gustaría ser como tú.

    ResponderEliminar
  5. josep mª raventós torres13 de febrero de 2008, 13:43

    felicidades por la copa del rey.mi nieto estará contento por tí y por su penya.gracias por tu gran humanidad.

    ResponderEliminar
  6. Molt bona la frase: "Yo de pequeño quiero ser como Ricky". Si aquests nois acaben a l'NBA sense passar per cap altre equip que la Penya, seran un exemple per a la canalla com no n'hi havia des de l'època dels Villacampa, Jofresa, Epi, Corbalán...

    ResponderEliminar
  7. [...] y de dos reservas al respecto. No porque no crea que sea un gran técnico (os remito a otro post: Quiero ser Ricky Rubio) pero quizás uno de sus handicaps sea el dosificar en exceso estrellas y su virtud la de crear [...]

    ResponderEliminar
  8. [...] tanto a NBA que asusta. 17 años y un descaro impresionante. Hace unos meses ya babeé con un post acerca de Ricky y los dos primeros partidos de los Juegos Olímpicos sólo han hecho que acrecentar mi saliva. 33 [...]

    ResponderEliminar