17 sept. 2007

Orgasmo dominical

Si hoy no me he comido las uñas no creo que lo haga nunca. Después de un domingo como el de hoy, creo que se le pueden pedir pocas cosas más. Impresionante. Desde las 11 de la mañana enganchado en la televisión viendo como los tópicos de que la moneda tiene dos caras se cumplían a la perfección. La guinda, el partido de la selección española de basket ha sido el colofón a las motos, los coches, la vuelta, el voleibol, el fútbol y hasta unos bolos que han puesto en Canal 33. Me lo he tragado todo y he sacado algunas conclusiones.

- En el Mundial de Motos, y a pesar de que todos nos hacen mirar para el MotoGP a mí me gustan más las de 125 c.c. Hay más adelantamientos, el piloto tiene más valor que unos neumáticos o un motor. A pesar de eso, Álvaro Bautista ha estado inmenso y el Gran Rossi ha demostrado que lo de ser heptacampeón no se regala con las etiquetas de la Coca Cola.

- El circo de la F1 tiene más expectación que espectáculo. Después de una semana muy movida con todo el tema de espionaje (¿Para cuando una película en Hollywood?) en la carrera de hoy en Spa no se han movido las posiciones delanteras para nada. Sí, una primera curva de mucho movimiento pero después ná de ná.

- Que deportes como el voleibol se lo curran pero que, por desgracia, no les dan nada de bola. Lo importante sólo es el fútbol y, en casos puntuales y no siempre por méritos deportuvos (sino comerciales), el tenis, golf, baloncesto, F1 o motos. Me he visto la final y he disfrutado como un enano. Que Rafa Pascual aún esté ahí con 37 tacos y al primer nivel me parece algo de 'chapeau'.

- La selección española de basket. Me ha hecho vibrar y, a pesar de la derrota me siento orgulloso de ellos como nunca. Me pasó lo mismo con la final del Espanyol en Glasgow. Se puede perder pero dando la cara. Hoy no han tenido el día pero lo han intentado hasta el final. Supongo que el debate de ahora será si es un fracaso o no. Habrá incluso, los más futboleros, quienes les recuerden a los de Pepu que tantas comparaciones con los de Luis y al final sin premio. Creo que hay una diferencia. Aquí hay talento (como en el fútbol), pero hay trabajo, unidad, criterio y, lo más importante, un estilo predefinido que puede dar alegrías o tristezas pero que hace disfrutar casi siempre (y si no sólo hay que recordar la memorable semifinal). Ah! y Muchísimas felicidades a Rusia, lo suyo tiene mucho mérito. Además un gesto de Kirilenko al final, con un abrazo con Pau Gasol me demuestra que estoy en lo cierto en esto del deporte y que algunos valores, a pesar de algunos acontecimientos, son los que dan sentido a domingos como el de hoy.

PD.  Del Barça y de la Liga hablo esta semana, lo prometo.

2 comentarios:

  1. España en el Eurobasket... sí, nos ha hecho vibrar pero también nos ha hecho recordar que no te puedes colgar la medalla de oro antes de jugar...

    ResponderEliminar
  2. SELECCIONS CATALANES JA!!! VILLAR A LA CALLE!!!

    ResponderEliminar